viernes, 29 de marzo de 2019

Subiendo la costura...

Esta vez os voy a enseñar punto y costura. Algunos de ellos no son recientes, son de hace unos meses, pero se me habían despistado y no los había enseñado por aquí.
El hiperfamoso vestido Hinterland, que se ha hecho media humanidad. No descarto alguna incursión en más versiones:



Seguimos con costura: dos vestidos muy de todo llevar, cada uno en su estilo, uno de Simplicity

y el otro, el también famoso Coco dress de Tilly and the buttons. De éste, seguro que también hago alguno más, posiblemente en otra de sus versiones.


Y en cuanto a punto, me hice el jersey Linho, también de Joji con un algodón de dudosa calidad, pero se trataba de probar esa marca local de la que todo el mundo habla. Como sospechaba, no repetiré. Quizá sea bueno para amigurumis y otras decoraciones ganchilleras. De todos modos, el diseño del jersey es muy bonito.

Detalles aquí.

Y el Fading Point de Joji. Me ha encantado tejerlo, me encanta como ha quedado, lo considero un éxito total. Las lanas son de La bien aimée, que para mi gusto, es una de las mejores tintoreras independientes de la actualidad.

 


 



 Detalles aquí.

Tres chaquetas: ésta, ay, tejida con la lana más dulce y más mejor del mundo mundial por lo que yo sé y he experimentado. El color también es muy bonito, y el diseño, como suele ser habitual en Melanie Berg, es impecable.



Detalles aquí.

Y con lana que me sobró, me hice estos mitones.


Detalles, aquí.
Segunda chaqueta:
Detalles, aquí.

Y tercera:
Detalles, aquí.

Y eso es todo lo que puedo mostrar hasta hoy. Con dos proyectos en las agujas, otros dos en la máquina de coser  y muchas cosas en la cabeza, espero volver pronto con más que enseñar.

lunes, 21 de enero de 2019

Con el Año Nuevo



Después de haber pasado las fiestas de finales de año, os enseño lo que he ido acabando.
Empecé este chal con mucha ilusión porque era un patrón que había tenido en mente durante mucho tiempo. La diseñadora, Melanie Berg, es una de mis favoritas y  la lana, que compré en el festival de Edimburgo, era mega suave y sedosa. Pero, ¡ay!, era un peso light fingering, más fina de lo que pedía el patrón. Así que tuve que agrandar mucho más la sección de punto al derecho para que el chal tuviera unas dimensiones aceptables. Más de 400 puntos en las agujas. Y, además, el lace tenía su enjundia, trama tanto en el anverso como en el reverso y con unas piruetas atípicas que ralentizaban mucho el proceso. En resumen, meses en las agujas sin poderlo acabar… pero por fin lo hice.



Detalles, aquí.

Y de lanas compradas en el festival de Edimburgo, pasamos a lanas compradas en el festival de Barcelona. Qué maravilla de festival. Una primera edición muy satisfactoria, con cosas por corregir, pero nadie acierta a la primera, ¿no? La lista de vendedores, llena de primeras espadas, así como la de cursos. Merecen una gran felicitación las organizadoras por el resultado, y sobre todo por el arrojo de montar algo de tales dimensiones y alcance. Entre las diversas actividades programadas, el grupo de podcasters en español organizaron lo que dieron en llamar "Podcaster por un día": la cosa consistía en que cualquier tejedor se podía poner delante de las cámaras y enseñar y describir las prendas tejidas que llevaba encima. Después, entre todas ellas, se repartieron el total de las grabaciones y se han ido mostrando en los diferentes podcasts. Si os apetece verme, salgo en el episodio 10 de Pim pam podcast. Lo tenéis aquí.
El siguiente proyecto no fue tejido con una lana comprada literalmente en el festival, pero sí que la conseguí allí porque la tintorera asistía como particular y se la encargué: por fin me hice con unas madejas de Pura hilados. Con ellas me hice un Tegna. No oversized, como pide el patrón. Por ahora está en proceso de prueba, si no me resulta muy ponible, lo desharé para volver a intentarlo con agujas mucho más grandes.



Detalles, aquí.

Tampoco hice oversized el siguiente jersey. La verdad es que quedó más pequeño de lo que pensaba porque me hice un lío con el tamaño de las agujas, mayor que se hace una y va perdiendo cualidades. Lo mismo que el Tegna. Si no me lo pongo, lo desharé y volveré a empezar. Aunque éste ya me lo he puesto más.


Detalles, aquí.

Y por último, una simple bolsa de proyecto que tenía hecha desde hace bastante tiempo pero que todavía no había podido dar a su destinataria.



Con el año nuevo que empieza, muchos planes llegan.  Por ejemplo, darle salida a todas las lanas que compré en el festival de Barcelona, que ya, más o menos, tienen su patrón asignado. Aunque no se descartan cambios de última hora. Y también algún que otro proyecto tejeril para el que tendré que comprar más lanas. También quiero darle un buen empuje al tema costuril: quiero coserme una falda básica negra, un bolso/maletín, una blusa de manga corta, una bolsa grande de proyecto  y, como casi todo el mundo, quiero hacerme un Hinterland dress. Ya tengo el patrón sacado, sólo me falta encontrar la tela adecuada. Y quién sabe si no sale alguna cosilla más. Tengo también el firme propósito de leer más. ¿Cómo puede ser que lleve unos años leyendo menos de una hora al día, cuando solía leer más de dos horas al día? No pretendo volver a eso, hay que ser realista, pero sí que debo invertir más tiempo en la lectura. A final de año reviso y os cuento.





viernes, 2 de noviembre de 2018

Recopilación

Una recopilación de varios proyectos que he estado haciendo en estos últimos meses.
En el ámbito tejeril,empecemos por unos calcetines básicos, hechos con restos de lanas de otros proyectos:
Detalles, aquí.

Un chal de lana gordita, al que hacía tiempo le tenía ganas:

Detalles, aquí.

De la misma diseñadora, Joji Locatelli, una chaqueta también deseada durante mucho tiempo. Elegí hacer una versión monocroma.
Detalles, aquí.

Otro chal, también grandecito, de otra gran diseñadora, Isabell Kraemer:



Detalles, aquí.

Y seguimos con grandes diseñadoras, en este caso, Veera Välimäki, uno de sus chales:




Detalles, aquí.

Finalmente, unos adornos para Navidad; algunos son para colgar y otros son en formato pin.
Detalles, aquí.

Pasamos a la costura. Un estuche para transportar mi cepillo de dientes eléctrico. Con forro de vinilo.


Y una blusa de lino, patrón también deseado desde hace bastante tiempo.





 

miércoles, 1 de agosto de 2018

Proyectos diversos

Por más que me proponga actualizar el blog con más asiduidad, no lo consigo. Me sumo a la tendencia de descuidar este medio en favor de otros más inmediatos y facilones, léase Instagram. Tampoco leo otros blogs como leía antes, casi que he dejado de hacerlo por completo, excepto algunas raras excepciones que todavía me seducen. Por otra parte, tampoco quiero dejarlo del todo, darlo por terminado y no volver a trabajarlo nunca más. Se está imponiendo la opción de ir creando entradas de muy largo recorrido. Así parece que me cunde muchísimo, y no es así; desde la última entrada han pasado seis meses, medio año, así que todo lo que publico es poco, seguro que podría haber hecho más. Anyway, éste está siendo mi Annus horribilis, parafraseando a Elizabeth, así que ya me doy por satisfecha con lo que os enseño. Para más producción, me tendré que esperar a la jubilación...
Vamos al lío, y por orden cronológico (aunque quizá no es muy fidedigno, han pasado tantas lunas...)
Vi este unicornio hecho por su creadora original y esperé ansiosamente hasta que sacó el kit con patrón y lanas. Yo no soy de unicornios, la verdad, pero me pareció una monería. Tengo pendiente modificar el patrón para hacer un burro, que de burros sí que soy.



Info, aquí.

En marzo me escapé con unas amigas tejeriles a la feria de Edimburgo. No hay palabras para describirlo. Viví lo que yo llamo el síndrome de Pompeya, porque me allí me pasó lo mismo: no poder parar de mirar y ver y descubrir y disfrutar aunque las condiciones no fueran las más adecuadas. Todo por la causa. Tampoco es que me volviera loca con las compras, pero algo hice. Ahora a esperar el Barcelona Knits Festival, a ver qué tal.
Una amiga cumplió 60 años y dado que se acaba de comprar una finca con sus frutales y su huerto y está como loca con sus frutas y hortalizas, le tejí una bolsa de lino para transportarlas.

Info, aquí.

Mi primer proyecto de puntos deslizados, o Mosaic Knitting. Una técnica sencilla y que queda muy bien. Aunque quizá no estuve muy acertada en la elección de la lana de contraste.


Info, aquí.

No tengo un stash escandalosamente grande, es muy moderado, y lo guardo en una cesta de mimbre que está en mi casa desde hace más de 20 años, yo soy muy apegada a los objetos y cuando compro algo es porque realmente me gusta, así que se queda for good. Esa cesta está en el suelo y nunca he tenido problemas con parásitos que atacaran mis madejas (toquemos madera) pero sí con los malditos pececillos del papel que se comían mis etiquetas. Así que decidí hacer un forro para la cesta. Muy básico y a ver si funciona, si no, ya tomaremos medidas más cuidadosas.


Con una lana que compré en Loop hace mucho tiempo y que siempre pensé que iba a ser para un chal, me hice un cardigan muy conocido, el Featherweight. Las fotos son bastante penosas, pero ese día estaba malita y ya no hubo más días para poder ponerse algo de alpaca, por finito que fuera.

Info, aquí.

¿Cómo podía yo haber vivido sin saber que existía ésto? Un cojín de sastre ( no un cajón de sastre), artilugio que te permite ir planchando mientras coses sin necesidad de tener que sacar la madera de planchar. Un hallazgo.

Con una de las lanas que traje del Edinburgh Yarn Festival hice este chal que no tiene nada, sólo permite que los colores se luzcan tranquilamente. A mí me recuerdan una enorme mata de hortensias rosas en flor.

Info, aquí.

Descubrí una tienda de telas sensacional y compré varias cosillas. Un lino de rayas con el que me hice una falda y unos pantalones de pijama (a contrahilo, no tenía más pero aquí no se tira nada) Cómo mola el lino aunque se arrugue sólo con plancharlo.


Un clásico de cada verano, hacerme un bolso porque no tengo apenas ninguno. Este año de color azul marino.


 Más lino, señores. En esta ocasión, un vestido suelto, rollo premamá o tienda de campaña.


Y otro capricho del estilo del unicornio. Again, no es que sea yo de sirenas, pero vi estas de Tilda y de repente me nació la necesidad de tenerlas y hacerlas. E hice dos, ya puestos...

Otro chal hecho con una madeja de EYF. Otro lucimiento de la lana en un patrón sencillo que llevaba años en la lista de espera.



Info, aquí.

Tengo un par de cosas más acabadas con lanas de Edimburgo, dos proyectos preciosos y está feo que yo lo diga. Pero sin bloquear, así que quedarán para la próxima entrada. 
No sé si felicitar las fiestas por si acaso...