sábado, 30 de enero de 2016

Y más regalos

En la anterior entrada os comentaba que había participado en la edición de Navidad del Spanish Swap. Tanto mi sorprendedora como mi sorprendida estaban embarazadas (mi sorprendedora todavía lo está) así que me animé a tejer algo para los pequeñines y también para la niña mayor de mi sorprendida.
Este gorrito para el bebé de Rocío

Detalles, aquí.

Una chaquetilla para la bebé de Laura



Detalles, aquí.
Y para su hija mayor, una boina:



Detalles, aquí.

Y con el fin de acabar unas lanas de alpaca que me trajo mi santo hace tiempo de Chile, me he puesto a hacer gorros de señor, pensando en destinatarios concretos o no:
Detalles, aquí.

Aunque previamente ya le había hecho uno al transportista.


Detalles, aquí.

Y mientras trabajando en una manta de bebé (que ya está acabada pero a falta de bloqueo), unas manoplas de fair isle -que ya vamos a por el tercer intento, que los dos primeros no han sido satisfactorios-, unas fundas de cojines de ganchillo, una manta de sofá de algodón, el eterno jersey verde...
 


 
 

domingo, 3 de enero de 2016

Regalos, en su mayoría

Pues sí, la mayoría de las cosas son para regalar, como estos dos pares de mitones, para dos hermanas quasi-gemelas, y que se los repartan ellas como quieran:


Detalles, aquí

Detalles, aquí.

Estos otros mitones, para mi santo.
Detalles, aquí.

Este gorrito, para un bebé.


 Detalles aquí.

 Un cuello para mi fisio bonita





Detalles, aquí.

Y otro gorro para otro bebé que está por nacer.
Detalles, aquí.


Y además he hecho algunas cosas para mí. Una bolsa que hace tiempo estaba en la lista. Si de algo sirvió especialmente este proyecto fue para encontrarle el gusto, por fin, a las agujas de doble punta.




Detalles, aquí.

Y un chal muy relacionado con las vacaciones. Compré la lana en unas vacaciones, empecé a hacerlo cuando empezaba otras vacaciones y casi que lo acabo con las terceras. También un proyecto deseado durante mucho tiempo.


Detalles, aquí.
Entre todo, la preparación y la emoción que supone participar en otra edición del Spanish swap. Aunque esta vez fuera sin regalo tejido, solo enviando lana, un patrón y dulces, me resultó muy agradable. Y encima, me regalaron las lanas que más me gustan del mundo lanero que yo  conozco. Venía de parte de Rocío.http://images4-d.ravelrycache.com/uploads/candela/344884261/image_medium2.jpeg


Y unos cuantos proyectos en mis agujas. Como siempre, falta de tiempo para hacerlos.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Casa de muñecas ( y no de Ibsen)

Hace ya un tiempo que hice una casa de muñecas, de estilo más o menos clásico. Una vez acabada, se la regalé a una niña que seguro que la disfrutó. Mi fase de disfrute finalizó cuando la casa estuvo acabada. Os lo explicaba aquí. Poco después, cuando, por estas mismas épocas del año, que es lo que toca, empezó una colección en fascículos de otra casa de muñecas, esta vez de estilo mediterráneo, me animé a ir comprándolos. Imagino que para los auténticos profesionales de este campo esto de las casas hechas con lo que te van dando con los fascículos es anatema, pero yo me muevo bien en todo lo que sea susceptible de ser considerado anatema ( y más en estos últimos tiempos tan raritos). El caso es que los fascículos y los materiales se iban amontonando en casa, de vez en cuando hacía alguna cosa, pero muy lentamente. A principio de este verano tenía la estructura hecha, digamos que la casa estaba "sacada de aguas" y con las paredes y suelos más o menos en condiciones. La saqué de su escondite donde dormía tranquilamente y me puse a hacer y hacer, con el convencimiento de que le iba a dar un buen empujón pero no la iba a acabar de ninguna de las maneras en este jalón. Pero sí, la acabé, con la ayuda de mi santo que se puso a pegar tejas, una a una, conmigo. Lo de acabar es un decir, porque siempre quedan cosas por hacer, como en las casas de verdad. No sé exactamente cuándo la empecé pero en febrero de 2010 ya os hablaba del proceso. Y ahora llega el reportaje gráfico.
Algunas fotos del making off de estos últimos días:



La vista exterior de la casa. De frente:
 Y de lado:
 Y vamos a descubrir el interior:




Los dormitorios:


El baño:
La cocina:
El salón:


El porche en el lateral:




Lo más laborioso, algunos suelos y los tejados, loseta a loseta y teja a teja... ratos largos de trabajo repetitivo que me resultaba como un ejercicio de letanía.


Hay muchos fallos, pero en general, estoy satisfecha. Ahora voy a disfrutar de su contemplación durante un tiempo, hasta que aparezca un niño o niña a quien se me antoje regalársela.